Lo que el Coronavirus se llevó

El número de personas contagiadas de Coronavirus en Santa Marta se ha mantenido en constante crecimiento desde que a finales de marzo se anunciara el primer caso.

Por: etecé

Lunes 28 de septiembre de 2020

A corte del 24 de septiembre, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud, la ciudad ya está al borde de los diez mil (9.946) casos confirmados, distribuidos a similares porcentajes entre hombres y mujeres. Los recuperados suman 8.937.

En cuanto a muertes, en Santa Marta se cuentan ya 430 casos, de los cuales 296 (el 70%) eran personas que tenían edades entre los 60 y más de 90 años, lo que es consistente con las preocupaciones de los gobiernos y las organizaciones de salud respecto al mayor riesgo en las personas con edades superiores a los 60 años.

Fuente: Instituto Nacional de Salud, 2020

Todavía no es claro si la ciudad ya llegó al pico de contagios o si aún está en escalada, con la consiguiente desconfianza que suscita la flexibilización de las medidas para la circulación de personas y la reapertura productiva, que podría dar como resultado un rebrote como ha venido pasando en Europa y China.

El riesgo de que más samarios sigan muriendo está ahí, latente. Pero también hay otra importante preocupación en las familias: la generación de ingresos y el mantener el trabajo en medio de una crisis económica.

Y es que las muertes originadas por la pandemia no sólo se limitan a personas, sino también a empresas y comercios informales que han desembocado en una crisis sin precedentes que se refleja en una creciente destrucción de puestos de trabajo y por tanto en las elevadas cifras de desempleo de la ciudad, como lo demuestra el último informe trimestral publicado por el DANE en el que, para la capital del Magdalena, la tasa de desempleo tuvo un aumento de más de 9 puntos porcentuales en comparación al mismo período del año anterior.

La facilidad con la que la pandemia ha destruido puestos de trabajo se complementa con la dificultad de crear nuevos en aquellas actividades productivas que de alguna manera no se han visto tan afectadas. Esto es posible que se deba a las condiciones de incertidumbre en la que permanece el mercado y que ha llevado a muchos de los que han perdido sus empleos, ya resignados a la falta de oportunidades, a buscar la forma de generar ingresos por cuenta propia o incursionando en el emprendimiento.

Es por ello que resulta revelador el hecho de que, en un informe elaborado por la Cámara de Comercio de Santa Marta, las actividades que mayor repunte tuvieron en cuanto a la creación de nuevas empresas, se encuentren las Actividades profesionales y conexas (lo que puede estar relacionado con actividades de publicidad y diseño), los Servicios de administración y de apoyo (limpieza en edificaciones), y el Transporte y almacenamiento (mensajería y domicilios).

Sólo en esta última actividad, en lo que va de 2020 se han registrado 143 empresas, de las cuales apenas 9 corresponden a algún tipo de sociedad comercial, y se podría especular sobre que las 134 restantes que son de naturaleza jurídica personal, fueron registradas por personas que anteriormente se dedicaban al mototaxismo, o personas que perdieron sus empleos en medio de la pandemia.

Fuente: Cámara de Comercio de Santa Marta para el Magdalena, 2020

Según la misma Cámara de Comercio, la actividad de Transporte y almacenamiento ha generado aproximadamente 1.007 empleos nuevos. Estos, probablemente se deban a la reconversión de las cooperativas de mototaxismo en empresas de mensajería y domicilio ante las restricciones impuestas para el transporte de pasajeros.

Pero el dato más relevante que entrega el informe de la Cámara de Comercio, tiene que ver con el número de empresas que cerraron indefinidamente como consecuencia de la pandemia: 5.210, siendo el comercio y el turismo los sectores más afectados.

Mucho se ha llevado ya el Coronavirus, bares y restaurantes que no estarán cuando todo pase; y empleos que quizás no se vuelvan a recuperar en los próximos 5 años. Pero por sobre todo, se llevó el estado de certidumbre que vivía el sector empresarial, el comercio y los informales, y en su lugar ha dejado un panorama incierto, insolvencia, deudas acumuladas y proyecciones pesimistas para el corto y mediano plazo.

COTELCO, por ejemplo, prevé que la ocupación hotelera para diciembre llegaría a sólo al 24%, ni siquiera la mitad de lo que tuvo en 2019 y en un escenario en el que se espera que la reapertura gradual del transporte aéreo se siga dando de acuerdo a lo planificado por el Gobierno nacional. Si esto no se da, el 2022 iniciaría con la mayor crisis económica y social originada por una emergencia sanitaria, el cóctel necesario para que se de lo que los expertos empiezan a definir con un nuevo término: una Sindemia.

Ocupación hotelera en el Magdalena, 2018-2020

Fuente: Sistema de Información Hotelero – COTELCO y CPTUR, 2020

Visto:

930